¡Comparte en tus redes sociales!

lunes, 29 de agosto de 2016

Animales que ya no están en peligro de extinción



                 

1- Tortugas verdes de Florida y México

Las tortugas verdes marinas (Chelonia mydas) que habitan en Florida y en la costa oeste de México, acaban de salir de la lista mundial de especies en peligro de extinción.

Han estado protegidas desde 1978 y hoy algunas han sido reclasificadas por el National Oceanic and Atmospheric Administration (NOAA) Fisheries y el US Fish and Wildlife Service, como especies amenazadas.

Desde finales de los años setenta hasta la fecha que se ha incrementado el número de tortugas verdes, gracias a los exitosos esfuerzos de conservación que han podido recuperar sus poblaciones en dichas zonas.

Si bien estas tortugas que llegan a medir poco más de un metro y a vivir 100 años, ya no tienen el peligro inminente de desaparecer, aún se deben mantener bajo vigilancia, ya que aún se enfrentan a amenazas como las redes de pesca, la alteración de su hábitat, enfermedades y desechos marinos.


Este cambio también divide la población de tortugas verdes de todo el mundo en 11 subpoblaciones para permitir que los conservacionistas organicen mejor su tarea. Así por ejemplo, las poblaciones en los mares Mediterráneo, Pacífico Sur y Pacífico Occidental, siguen estando en peligro de extinción.


2- Manaties


Recientemente, los manatíes perdieron su estatus como ‘en peligro de extinción’ bajo una propuesta anunciada por los directores del área de ‘Vida Salvaje’ federal (E.U.A.), quienes afirman que el mamífero marino se ha recuperado increíblemente desde que comenzó a protegerse en 1967.

El Servicio de Pesca y Vida Silvestre de los E.U. reclasifico al manatí de ‘en peligro’ a ‘bajo amenaza’ en respuesta a una revisión iniciada por una petición de la Fundación Legal del Pacífico, un grupo de defensa legal de libre mercado que representa a dueños de propiedades en la costa del golfo.
La agencia menciona que la especie, una de las primeras de la nación en ser clasificadas como ‘en peligro de extinción’, ha crecido su número en las últimas décadas y parece ser lo suficientemente robusta para encarar un riesgo bajo de ser extinta.

“La población actual estimada es de uno 6,350 manatís en el sudeste de los E.U.A y 532 de estos en Puerto Rico,” el servicio de vida silvestre escribió en un notificado que fue publicado oficialmente. “Estos número reflejan un porcentaje de probabilidad de extinción muy bajo para este animal durante los próximos 100 años.” Una especie clasificada como ‘bajo amenaza’ retiene virtualmente las mismas protecciones contra ser asesinada que una en ‘peligro de extinción’. Agencias de gobierno de los Estados Unidos deben tomar en cuenta aprobar el desarrollo de otras actividades que pudieran afectar a la especie; vigilias y multas para los navegantes que las ignoren seguirán vigentes.

3- Osos pandas


Los osos pandas ya no están en peligro de extinción, al menos de acuerdo a Zhang Hemin el director del Centro de Investigación y Conservación del Oso Panda quién explicó que las técnicas de embarazo han avanzado tanto que "se podrían producir cachorros a demanda".

El número de pandas nacidos en cautiverio en China se ha triplicado desde el año 2000, en Wolong han nacido 19 osos lo cual, de hecho, implica una saturación algo nunca imaginable 15 años atrás. De acuerdo a Zhang tienen un plan para garantizar la supervivencia de la especie por los próximos 100 años al menos.


4- Ballenas jorobadas


La administración Nacional Oceánica (NOAA por sus siglas en inglés) reclasificaría a la ballena jorobada en 14 segmentos de población diferentes, 10 de los cuales ya no estarán en peligro de extinción. Esto permite un enfoque de conservación más personalizado y puntual.

“Los esfuerzos de protección y restauración en los últimos 40 años condujeron a un aumento en el número y en la tasa de crecimiento para las ballenas jorobadas en muchas áreas”, indicó la NOAA.
De los cuatro tipos de ballena jorobada que quedan, solo dos deben ser consideradas en peligro de extinción, las del mar Arábigo y Cabo Verde, y las del noroeste de África. Los ejemplares de América Central y el oeste Pacífico norte pasarán de estar en ‘peligro de extinción’ a ‘amenazados’.

5- Caimán aguja


Un trabajo de protección y conservación realizado por la Corporación Autónoma Regional de los Valles del Sinú y San Jorge (CVS), durante los últimos 10 años, permitió rescatar al caimán aguja, que estaba en peligro de extinción.

La especie, cuya reproducción se da, especialmente, en la zona manglárica de Córdoba, era perseguida indiscriminadamente por cazadores que comercializaban su carne y piel sin control sanitario ni ambiental.

A través del programa de conservación y estabilización en la bahía de Cispatá, la CVS inició un plan de educación con los cazadores, al tiempo que se iniciaron controles en la captura y venta.

El resultado fue la creación de un proyecto piloto de conservación que permitió concientizar a los pobladores de la zona de la importancia de mantener viva la especie. Los antiguos perseguidores de los caimanes se convirtieron en sus protectores.

Con estanques de conservación e incubadoras artificiales se dio inicio al plan que a la fecha ya cuenta con 8 mil reptiles que han sido liberados en la zona manglárica, cuya convivencia y estado de salud es monitoreado por los mismos protectores.

A cargo de este programa están los biólogos Giovanni Ulloa Delgado y Clara Lucía Sierra, quienes replicaron el programa a nivel internacional.

Vea tambien: LOS SERES VIVOS MÁS GRANDES DEL MUNDO.